Un análisis de los sesgos de género en el aula y en las áreas STEM

Desde Aula Abierta con Chicos.net y Grow se realizó una encuesta durante el primer semestre de 2019 que da cuenta los sesgos de género en el aula y en las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, ingeniería y Matemática).  El estudio se efectuó sobre 927 docentes de los niveles inicial, primario y secundario y estuvo fundamentado en  Ley Nacional de Educación Sexual Integral, vigente desde 2006 para todo el territorio argentino. Se entiende que en gran parte de la docencia – como en la sociedad-, está la idea de que existen actividades y materias que son más afines a determinado género, que vincula una supuesta capacidad intrínseca,“natural”, de las personas de tener “mayor o menor facilidad” para desarrollar algún conocimiento o habilidad según su género. Esto es un problema ya que desde el Nivel Inicial, hasta finalizar la escuela secundaria, son claves los estímulos que reciben niñas, niños, adolescentes y jóvenes para desarrollar aptitudes, capacidades y adquirir aprendizajes que sean significativos para sus vidas.

 

Los estereotipos de género afectan la percepción que tenemos de las propias capacidades y de las ajenas, lo que influye en las decisiones vocacionales.

 

Las  estadísticas muestran que las opciones vinculadas a las áreas STEM son elegidas mayoritariamente por varones. Las mujeres optan en su mayoría por carreras vinculadas a los servicios y cuidados, como la salud y la docencia. Estas diferencias no son “naturales”, se construyen culturalmente y se naturalizan en la práctica, por lo que es fundamental repensar las ideas y las acciones cotidianas que las reproducen. Desarmar estos estereotipos de género es una responsabilidad que tenemos en la  educación, para educar en libertad y que las elecciones de vida no estén determinadas e influenciadas por los sesgos de las miradas y expectativas adultas sobre la infancia.

 

Las plataformas digitales pueden ser espacios para la inclusión y la expresión de nuevos activismos que reduzcan las brechas y cuestionen roles, estereotipos y prejuicios muy perjudiciales para la sociedad.

 

Como un aporte más a la temática, y con la finalidad de seguir profundizando para contribuir a eliminar los sesgos de género en educación, se consultó mediante una encuesta on line a un grupo de docentes acerca de sus percepciones sobre el rendimiento escolar de sus estudiantes en diferentes asignaturas.

Algunos de los hallazgos más importantes:

  • La conclusión más visible es que persisten sesgos de género en las miradas vinculadas a enseñar/aprender, ya que prácticamente la mitad del grupo encuestado (el 48%) tiene una mirada sobre sus estudiantes atravesada por un sesgo de género.

  • Se evidencia en las respuestas el reconocimiento del efecto negativo de los roles de género en niños y niñas; particularmente existe una desproporción negativa en la valoración del desempeño de las mujeres en materias “duras” vinculadas a las áreas STEM.
  • Quienes consideran que el género influye en el rendimiento escolar, perciben que los varones tienen mayor facilidad para materias como Matemática, Física y Tecnología. Además, según su perspectiva los varones son quienes reciben más estímulos en estas áreas y las expectativas son más altas para ellos que para las mujeres. Por el contrario, si consideramos Arte – hablando en ese caso de STEAM-, quienes consideran que el género influye en el rendimiento escolar perciben que son las mujeres quienes tienen mayor facilidad para esta asignatura. En las Ciencias Sociales y Naturales, también la encuesta muestra una diferencia a favor de las mujeres
  • Sobre las causas consideradas como factores en un mejor rendimiento en materias determinadas quedan asociados los factores “tener facilidad” y “recibir estímulos” como eslabones que favorecen el mejor desempeño de un niño, niña o joven en determinada materia. A partir de esta creencia se deja de estimular y despertar intereses en ciertas áreas y de generar mejores condiciones para un buen desempeño.

  • El 39% encuestado indica que hay estereotipos de género en los libros y manuales que utilizan para enseñar, o en sus materiales de estudio. El 71% observa que hay estereotipos de género en las publicidades

Recomendaciones para los equipos docentes

  • Garantizar herramientas y formación para que el grupo docente pueda reconocer sus derechos y obligaciones, trabajando sobre la deconstrucción de los sesgos de género y sobre todo prejuicio y creencias que sostengan actitudes discriminatorias.
  • Reconocer y evitar discursos de control cotidianos que naturalizan roles de género.
  • Abordar los sesgos de género como eje fundamental y transversal para contribuir a que cada estudiante no los reproduzca.
  • Orientar capacitaciones docentes a deconstruir la mirada biologicista, por la cual se asume que según el género hay determinadas facilidades, lo que influye en las elecciones futuras del estudiantado.
  • Desarmar la asociación entre “tener facilidad” y “recibir estímulos”. Es imprescindible fomentar el aprendizaje más allá de lo que se percibe como facilidad o inclinación por una asignatura, ya que si a eso se suma el sesgo de género, las oportunidades que se ofrecen a esa persona para un buen desempeño y para despertar el interés en esa materia son mínimas.
  • Promover un rol docente que estimule a sus estudiantes a desafiarse cuando no les gusta alguna materia. Los gustos y preferencia no son permanentes, pueden transformarse y aprenderse.
  • Guiar y acompañar a quien se observa que tiene talento e interés para alguna materia, independientemente de su género, sin generar una desventaja con quienes se considera que no tienen esas facilidades, evitando ofrecer actividades diferenciadas según el género.
  • El sistema educativo debe asegurar materiales que no repliquen estereotipos de género.
  • Reconocer la brecha de género existente en el desempeño e interés en asignaturas de las áreas STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), fomentar la reflexión, participación y actividades que involucren a las niñas, las adolescentes y las jóvenes en esas áreas del conocimiento.
  • Contribuir desde cada rol, a una educación que genere condiciones que igualen el acceso a la información y a una educación de calidad para cada estudiante, en relación a sus derechos, y la construcción de su identidad, autonomía y dignidad.